Sigueme en tu correo electronico

jueves, 9 de agosto de 2007

Formato para anónimos

Por Miguel Ángel Villarino Arnábar

Ahora que se han puesto de moda las amenazas anónimas vía correo electrónico contra todo aquel que escriba, diga o piense cosas feas de nuestra muy susceptible Casta Divina, ha quedado de manifiesto que pese a haber estudiado en las mejores escuelas de Campeche (por ejemplo con las Madres Mercenarias… perdón, Mercedarias,) y en reputados colegios del extranjero, nuestros hombres públicos padecen una ortografía indigna hasta de un guarura oligofrénico (redundancia) y, en ciertos casos ya muy extremos, de un egresado de la Normal de Hecelchakán.
Aclaro: recibir anónimos donde las intimidaciones incluyen a la cucaracha que habita en la alacena de la cocina de la abuela del compadre del tío del vecino del columnista no es preocupante, pero que además tengamos que zumbarnos el sadismo de agente judicial con el que tratan el idioma (parece que disuelven la ortografía en ácido sulfúrico y le dan toques eléctricos en los aguacates a la sintaxis) y que, de encima, la indigencia mental de los escribidores haga de estos mensajes verdaderos monumentos al tedio, es imperdonable. Nada es más decepcionante que un texto predecible.
Por lo anterior, el maldito perro subversivo que perpetra esta calumnia ha decidido lanzar al mercado el “Formato para anónimos”, valiosa herramienta que ofrece varias opciones para los momentos culminantes de la amenaza, garantizando que el destinatario quedará impactado, conmovido, temeroso o, para decirlo con toda contundencia, culiflotante por la versatilidad y erudición de las ofensas y el refinamiento oriental de las torturas que ahí se sugieren.
Con el “Formato para anónimos” los gobernadores y ex gobernadores, funcionarios de todo nivel, líderes sindicales o de colonia, empresarios que también son secretarios gubernamentales, secretarios gubernamentales que transan a lo bestia porque aspiran a ser empresarios, similares y conexos, tendrán en sus manos un instrumento efectivísimo para aquietar a sus detractores desde la comodidad del hogar, oficina o cibercafé, al tiempo que muestran la sabiduría de un miembro de la Real Academia y una crueldad que ni Laura León en su faceta de cantante. Helo aquí.

“Mira _____(1)_______:

“Ya nos tienes ______(2)________ con tus ____(3)_______. Es mejor que ____(4)________ porque de lo contrario te vamos a ____(5)________. Recuerda que tienes hijos y a ellos _____(6)________. Te estamos ____(7)_____.


a) Pinche perplejo
b) Maricón
c) Hijo de tu fruta madre


a) Cansados
b) Fastidiados
c) Hasta la vértebra

a) Críticas
b) Mamarrachadas
c) Idioteces

a) Te aplaques
b) Te calles
c) Te vayas a la China (esquina con) gada

a) Meter un tubo con púas por el asterisco
b) Colgar de los pezones el tiempo que dura la luz roja en el semáforo de La Ría
c) Dar una lavativa con la salsa de chile habanero que hace Ruelas


a) Les vas a hacer mucha falta cuando suelten el Nintendo
b) Les dolerá mucho perderte
c) También se los puede llevar el caraxo


a) Vigilando
b) Advirtiendo, luego no digas que no sabías
c) Preparando una celada para joderte

El “Formato para anónimos” es marca registrada, no acepte imitaciones. Este producto no contiene fenilalanina. Coma frutas y verduras.

Paradojas
Miro el circo itinerante del “150 Aniversario del Inicio de la Emancipación Política de Campeche” y pienso en el absurdo motivo para el que fue creado. A sabiendas que la historia es un intrincado hilado de paradojas, no me resultaría extraño que dentro de siglo y medio los liberales y heroicos patriotas festejen el “150 Aniversario del Inicio de la Emancipación Política de Campeche del Dominio de los González Curi”. Lástima que ya no estaré aquí para atestiguarlo.

Nuevas amenazas a: mvillarinoa@hotmail.com

¿Por qué le teme la gente a la policía?

El pasado lunes 6 de agosto fui invitado por nuestro director a un evento: la entrega de modernos equipos y armas a las corporaciones policíacas de Campeche, nos trasladamos hasta el lugar del evento, frente al malecón donde se había instalado todo lo necesario y estaba fuertemente vigilado por todo tipo de policías y no era para menos días antes habían atentado contra el nuevo director de la policía en Ciudad del Carmen; dos meses antes al que estaba en su lugar lo mataron en un cobarde atentado.
Ya en el evento escuchamos los discursos de los oradores y la entrega de patrullas, armamentos, uniformes, chalecos y computadoras a las diversas corporaciones policíacas que se encargan de la seguridad de los campechanos, el evento estaba lleno de niños scouts y funcionarios de todos los niveles que siempre acuden (por obligación más que por gusto) a esos actos.
Me pareció justo que se les den los elementos a los policías para que hagan bien su trabajo, ya que en estos tiempos ser policía es un trabajo verdaderamente peligroso, pues Campeche se ha convertido en un lugar donde operan bandas organizadas, al menos eso demuestran los crímenes que se han cometido en los últimos meses. Le comentaba a mi director que bueno que los policías están protegiendo a los ciudadanos pero ¿Y a ellos quién los protege?.
Eso si debo reconocer que la mayoría de la gente no le tiene confianza a los policías y es que hay casos que vale la pena citar:
Un amigo que vive en Chiná, Campeche; quien padece problemas renales crónicos, venia un domingo a la ciudad para realizar algunas compras, debido a su problema renal tuvo que bajarse de su vehiculo a orinar, para ello se salio de la carretera, se introdujo en la entrada de un terreno que pertenece a un conocido suyo, se puso tras de su vehiculo y procedió a aliviar el dolor que le produce en su vejiga la acumulación de orines, al finalizar se dirigió a subirse a su vehículo para seguir su camino, cuando en ese momento se apareció una patrulla de la policía con cuatro elementos a bordo, uno se bajo paso detrás del vehículo y después de verificar que el señor había orinado, le dijo: lo vamos a llevar detenido por orinar en la vía publica; el señor sorprendido le dijo que no estaba en la vía publica y que estaba dentro de la propiedad de un conocido al igual que el policía, este se enfureció y le pidió que se bajara de su auto, el señor con desconfianza le pidió a su esposa que tomara nota del numero de la patrulla lo que enfureció mas al policía, quien le dijo que no podía hacer eso, ante la discusión llego otro elemento menos ofuscado y escuchó al señor quien le explico acerca de su padecimiento y que si tenia que ir a la delegación para aclarar las cosas con gusto los acompañaba, ante lo obvio el policía de más rango decidió dejar ir al señor, no sin antes decirle que es una falta al reglamento orinar en la vía pública, aún cuando la vía publica se encontraba a 7 metros del lugar donde estaban.
En otro caso comenta un compañero de trabajo, que acude a tomar clases en una academia de baile por la calle Montecristo y desde hace más de seis meses llega estaciona su auto y va a su clase, la calle es de cuatro carriles y solamente tiene un lado para estacionarse, debido a ello y por comodidad mucha gente estaciona su auto del otro lado de la calle en raya amarilla y nunca han tenido problema alguno debido a que la calle es suficientemente ancha y por la hora, pues a partir de las 9:00 de la noche el tráfico en esa calle es mínimo, si embargo una noche a las 10:30 p.m. se apareció un solitario policía en su patrulla y empezó a llenar boletas de infracciones para los vehículos que estaban estacionados en raya amarilla, todos salieron a mover sus autos y solamente tres autos de los vecinos quedaron en el lugar y fueron infraccionados, uno de los conductores sacó su cámara y empezó a tomar fotos, ante el primer flash el agente de policía emprendió la huída en lugar de seguir realizando su labor, lo cual era en verdad extraño pues por la hora no te puedes imaginar tanta diligencia para poner infracciones en una calle ancha y poco transitada. Esa misma semana a escasos 100 metros del lugar donde se dio ese incidente ocurrieron cuatro robos a comercios y la policía brilló por su ausencia.
Ante tanta incongruencia se pregunta uno: ¿Realmente los policías están capacitados para cumplir su labor? ¿Será cuestión de equiparlos o de capacitarlos? ¿Por qué la gente desconfía de la policía? ¿Porqué siguen habiendo tantos asaltos, robos, y drogas en las calles? Esas preguntas corresponde a las autoridades responderlas y a los ciudadanos alzar la voz y exigir cuerpos policíacos confiables y eficientes.






En esta secuencia de fotos se aprecia al policia infraccionando y luego huyendo ante la presencia de la camara