Sigueme en tu correo electronico

jueves, 25 de octubre de 2007

GANDALLAS SINVERGUENZAS, TODOS

Por: Carlos Cervera Ancona

Así califica el pueblo a los gobernantes de los partidos políticos con el poder tanto federal, como los estatales. Respecto al tema en su momento se le restregó al ratero ex gober ladrón del Estado de México, Arturo Montiel, la fortuna bien explicable que amasó en su estancia al mando del Estado de México, de donde salio hecho un jeque árabe, (por lo millonario).
Todavía según parece no termina de convencer que su capital lo ha logrado ¡trabajando!, y que sus múltiples ostentosas propiedades, son el producto de muchos años de sacrificios, (nosotros le agregaremos) sacrificios del pueblo que lo ha soportado tantos años en el servicio publico.
Pero ni se piense que es el único sujeto vivaracho que salió de la miseria, al entrar a la jugada grande…Todos si señores todos los que por casualidad tuvieron la dicha de gobernar a sus estados, dejaron muy lejos los viejos tiempos de las necesidades económicas. Y para no remontarnos a lejanos estados ahí tenemos a unos pasos de Campeche, al que antes de agarrar los manejos de su natal Yucatán, como gobernador no tenía nada, ha pero que tal después que salió del encargo constitucional, Patricio Patrón Laviada.
De la misma manera podría pasarme horas enumerando corruptelas de mandatarios, federales, estatales y para no hacerlos menos hasta los municipales. Reciente está la salida del alcalde panista en Ciudad del Carmen, Jorge el “rojo” Rosiñol Abreu, que no tendrá ninguna necesidad económica en lo sucesivo, pues logró engordar su “cochinito”
Y del ex gober…usted sabe completarlo… Antonio González Curi que de simple empleado, burócrata de tercer o cuarto nivel, llegó a desgobernar al Estado, ahí tenemos a un nuevo rico despreciable, por la manera de cómo logró amasar tal fortuna. Del que aún no termina su período casual, ni hablar, no olvidemos que es hechura del tapir, a quien le debe todo lo que ha sido y es, por lo tanto las lecciones aprendidas la pagará como siempre el pueblo (agradecido) por sus bondades…de pocas palabras.
Le falta menos de un año al actual modosito que abraza a todo mundo como si realmente fuera como aparenta ser. Ese que nunca dice no a tu problema pero jamás lo soluciona. Ese que te da un apretón y saluda como si fuese tu mejor amigo. El mismo que con la sonrisa en los labios te escucha al parecer, cuando seguramente está haciendo cuentas de las ventas de la cerveza a la que representan sus hijos en Campeche, que es la Corona.
Este sin terminar “su” periodo ya todo mundo sabe que, dejará de ser un ciudadano jodido como siempre lo fue. Algunos lo recuerdan cuando vivía en los cuartitos de arriba, de lo que hoy es “La Luna” esa cantinucha mal oliente por donde evita pasar, por los malos recuerdos de juventud más que jodido, pero que tal ahora.
La corrupción somos todos como dijera el ex presidente difunto José López Portillo. Ese que lloró cuando ¿defendió?, el peso mexicano de los corruptos, el que les platicamos, también llora pero sus lágrimas de cocodrilo, se debe a que pronto se le terminará su contrato de explotación de la mina que representan las arcas del Estado, de Campeche como es obvio.
Hasta el momento de escribir estas incoherencias, nadie tiene plenos conocimientos de quien suplirá al de las pocas palabras, pocas obras, muchos atracos al erario. Estaremos al pendiente de los arrastrados que lamían los pies al amo, si le dan la espalda, o lo siguen considerando amigo, pues así es la costumbre en los hijos de la tiznada... esta escoria no sabe de afectos, y mucho menos de lealtad.
No debe olvidar Don Pocas por que le tocó vivirlo, que lo mismo que hacen con él eso hacían con el tapir, su antecesor maestro guía que mañana van a hacer los mismo con el sucesor. Lo saben perfectamente pero los marea el poder, y se les sube ¿la grandeza? Desde luego que ya no será lo mismo que antes, pues hoy tendrá el poder económico y las relaciones pero…
La corrupción somos todos como dijese don “pepe” López Portillo, y efectivamente así es. Pues de una u otra manera le entramos a la corrupción desde la trinchera que sea. Y si el ciudadano común hace esto, ya podemos imaginar lo que hacen en los altos niveles. Como son Presidentes de México, Gobernadores de los Estados, y los Alcaldes de pilón. En estos momentos que se está bombardeando al ex presidente de los mexicanos, panistas y no, nos obliga al recuento de pasados mandatarios nacionales priístas, que salían inmensamente ricos y nada pasaba como nada pasará con el ex presidente Fox y su terrible consorte.
Por que si verdaderamente se castigara la corrupción, habría que comenzar a cortar cabezas desde el tronco y dejar las débiles ramas que caigan solitas pues así debería de ser: Jamás se ha pedido cuentas a los departamentos que las primeras damas manejan como ellas quieren. Quien no recuerda a la “generosa” esposa de don José López Portillo, aquella jamona que rentó para ella y sus cuates intelectuales, un hotel de 5 estrellas en Paris. Quién le pidió cuentas alguna vez, nadie si señores nadie.
Y la otra que su “honesto” marido inventó aquella mamarrachada de la renovación moral de la sociedad, o ya ni recuerdo sus jaladas. Ese que al comienzo de su mandato, aprovechando la reunión que llevarían a cabo en los Estados Unidos, países hermanos: Guatemala, Salvador, Honduras, etc, y obviamente México, depositó a su cuenta personal 200 mil dólares siendo pillado por el difunto periodista gringo, Jack Andersonn, amigo entrañable de Manuel Buendía Téllez Girón, nuestro mártir periodista.
También así su “honorable” mujer que se le adelantó en la compra de un castillo medieval a Maria Félix, que costó un montón de millones de pesos, a ellas las primeras damas nadie les pide cuentas, ¿por qué carajos no?, y el asunto ese (igualdad de géneros) que rindan cuentas para que sean iguales...

miércoles, 24 de octubre de 2007

¿Cambache o Campeche?

César Queb Dzib

Con dedicatoria para el aguerrido “Buble”

Se han escuchado protestas acerca de las condiciones en que se encuentran las calles de la ciudad de Campeche y las colonias circunvecinas, la cantidad de baches nunca había sido tan notoria como ahora, y a eso hay que sumarle los constantes encharcamientos e inundaciones por las lluvias y la falta de limpieza en los drenajes periféricos.
La justificación de los funcionarios encargados del mantenimiento de las calles ha sido la misma: la falta de recursos para el mantenimiento de las calles.
No podemos echarle la culpa al Presidente Municipal, pues ha estado un poco ocupado con la preparación de su informe, su carrera política, sus asuntos personales y por si fuera poco el lamentable accidente que lo imposibilitó para caminar por un tiempo. Pero el alcalde no es la persona que hace todo, para eso están los directores, esos funcionarios que reciben la delegación de responsabilidades para encargarse de atender los asuntos de la ciudadanía entre ellos el mantenimiento de las calles, de los drenajes, de los jardines, del alumbrado público, la recoja de basura, de las áreas verdes, entre muchas otras tareas que el municipio realiza a diario.
Es por ello que nos preguntamos ¿Por qué no están realizando su trabajo esos directores?; ¿Por que esperar a que la ciudad parezca un paisaje lunar para anunciar un programa de bacheo de las colonias hacia la ciudad? Si las cosas se hicieran a tiempo no se necesitarían recursos adicionales a los que se programan cada año, algo no esta funcionando bien y el alcalde debería llamar a sus directores a rendir cuentas sobre lo que no se esta haciendo y porque.
En los estados vecinos la avenida que lleva al aeropuerto es una de las mas cuidadas por ser precisamente la primera calle que transitan los visitantes, sin embargo aquí en Campeche, la avenida Héroes de Nacozari, la que lleva al aeropuerto brilla por su desatención: infinidad de baches de principio a fin, topes sin señalamientos y casi a la mitad de dicha vía, un tramo hondo que con un pequeño aguacero se convierte en una laguna, por lo que es casi imposible transitar por dicha avenida.
En otra avenida, la López Portillo, a la altura de la subestación eléctrica, también se acumulan encharcamientos y las calles cercanas como la calle Chable, a un costado de Loma Azul también lucen impresionantes baches que hacen casi imposible transitar por ellas.
Pero no son los únicos lugares donde podemos encontrar baches, los hay por todas las calles de toda la periferia, incluso en el las calles que rodean al centro histórico y barrios como Guadalupe, San Francisco, San Román, San José. Y peor aun les va a los más alejados como Presidentes de México, Siglo XXI, Kalá, Concordia, Fidel Velásquez, etc.
¿Ha tenido la curiosidad de contar cuantos topes y baches se encuentra usted cuando transita camino a su trabajo y después a su casa? ¿Cuántos baches se encuentra por toda la ciudad?
Recuerdo haber leído un artículo que habla del daño que resiente nuestra columna vertebral cuando nuestro vehículo pasa por un tope y peor aún por un bache, y sin embargo en la ciudad de Campeche se los encuentra uno por todos lados.
Parece increíble –y por ello nos critican los turistas- que hagan avenidas y después las llenen de topes, afectando no solamente la fluidez del tráfico, también la economía de las personas que gastan 50% más gasolina en una calle con topes y baches que en una calle en buen estado y sin obstáculos, y no se diga lo que se desgasta el vehiculo en balatas (frenos), amortiguadores, suspensión, clutch, y todas las partes de su coche que entran en contacto cuando pasa por un tope o por un bache.
En Monterrey el PAN a iniciado una campaña que se llama “denuncia tu bache”, para fincar responsabilidades civiles a los ayuntamientos, por la gran cantidad de baches y de topes que se incrementan ante la complacencia de las autoridades.
Y en nosotros, bien gracias, como borregos acudimos desesperados a pagar la tenencia, el predial y el agua, para que los tontos que pagamos dichos impuestos sigamos financiando la construcción de topes y la desatención de las calles que originan los baches que abundan en Cambache, perdón, en Campeche.
Por ello estimado amigo, antes que haga su cola, antes que se desespere por pagar, piense primero, realmente estoy contribuyendo a mi bienestar social, o con mi propio dinero me están jodiendo.
El que cumple, el que paga tiene derecho a exigir servicios dignos, si como ciudadano cumple, tiene el derecho de pedir que las calles por donde transita estén en buen estado, que no exista el riesgo que su auto se quede ahogado a un costado de la Casa de Justicia, o en la avenida López Mateos, o en la Gobernadores, recuerde que el que no exige tiene solamente lo que se merece.

jueves, 18 de octubre de 2007

Campeche no tiene playas

César Fernando Queb Dzib


Cuando pensamos en vacaciones, quizás lo primero que pasa por nuestra mente son: palmeras, arena, sol, la playa; para la mayoría de las personas ir a la playa es un día de asueto perfecto y también un fin de semana en un destino turístico con playa es el ideal para muchos de los turistas que viajan a nivel nacional o mundial.

Aquí en Campeche, en la ciudad no tenemos playas. Comentaba un italiano que fue entrevistado por nuestro director: “… es un lugar tranquilo, Campeche es una ciudad ¿no? Que no le falta nada, solo la playa (arena). Campeche sería fenomenal si tuviera buenas playas, porque el “lungo máre” (malecón) de Campeche fuera de aquí no hay en ninguna parte, en todo el mundo no he visto una pista para andar a pie, una pista para correr, para andar en bicicleta, con jardines, toda iluminada, el malecón de Campeche es estupendo, nunca he visto otra ciudad igual…”

El único lugar cercano a la ciudad que tuvo playas es Lerma, que hace mucho tiempo fue el lugar de veraneo de las familias adineradas de la colonial y amurallada San Francisco de Campeche, con el paso del tiempo las industrias del camarón, PEMEX y los particulares han ido construyendo en las orillas de las playas sin respetar los 20 metros de distancia entre el mar y los edificios que establece la ley y con ello se han perdido las playas.

Ubicado a la salida de Lerma el único lugar más o menos aceptable para ir a bañarse es el “Balneario Playa Bonita” conocido entre el populacho como la playa de las tres mentiras porque dicen: ni es balneario, ni es playa, ni está bonita. Aún así Playa Bonita por ser el único lugar con un poco de arena e instalaciones se llena a su máxima capacidad en temporadas de calor, pero también en el camino podemos observar como la gente va ocupando los pequeños espacios libres que quedan a la playa de Lerma, para refrescarse, aunque con ello estén expuestos a las descargas de aguas residuales de las casas construidas a la orilla del mar o de las pocas congeladoras que aún funcionan ocasionalmente.

Durante el sexenio de Antonio González Curi, los lermeros recibieron con agrado la noticia que por fin les construirían su avenida, el proyecto fue visto con gran expectativa, el día de la colocación de la primera piedra se reunieron cientos de ellos para ver con asombro y alegría el plano del proyecto que incluía dos carriles que pasaban por el centro del poblado, uno de ellos se construiría del lado del mar, recuperando con ello la playa perdida a lo largo de años y contaría con un malecón, áreas verdes y carril para hacer ejercicio; entonces el Secretario de Obras Públicas del Estado era el hoy gobernador Jorge Carlos Hurtado, dicho proyecto incluía la restauración de las antiguas casas coloniales que existen a la orilla del mar totalmente abandonadas por los herederos de aquellas familias ricas de antaño.

Sin embargo del año 2000 a la fecha el proyecto se fue modificando, se amplió el tramo que va de la salida de Lerma hasta la antigua carretera Campeche-Champotón, se arregló la calle principal de Lerma y también se amplió el tramo que va de PEMEX hasta el poblado; pero del malecón y del tramo que va de PEMEX al monumento al resurgimiento no se hizo nada, quedó en el proyecto, quedó en el olvido.

Hoy día con toda la promoción turística que se le ha hecho a Campeche, vemos turistas extranjeros que van en bicicleta hasta Lerma, buscando la arena, las aguas transparentes y las palmeras (¿?), exponiéndose en el tramo donde se ubicaban los antiguos astilleros, que sigue siendo una carretera angosta, sin señales y sin luminarias, ese tramo fatal ha cobrado vidas de algunos lermeros y esperemos que nunca cobre la vida de algún turista.

Pero, además de la pérdida de la playa está la contaminación; los pescadores por costumbre llegan a las orillas del mar y arreglan su producto para venderlo y las tripas y otros desperdicios quedan en la orillas y al descomponerse contaminan, de igual manera al no contar Lerma con un drenaje todas las aguas que bajan con las lluvias tienen como destino el mar y con esas aguas, bajan desechos humanos, aguas negras, excrementos de animales, envases y bolsas de plástico, PEMEX contribuye con descargas de diesel o chapotote que se van acumulando en las orillas del mar, la termoeléctrica de Lerma tiene un enorme canal de desagüe a un lado del balneario Playa Bonita donde salen deshechos de los lavados químicos que se hacen para obtener el agua que se inyecta a las calderas y las bodegas de mariscos descargan todas sus aguas y desperdicios al mar.

El esplendor de Lerma como zona de veraneo se perdió hace mucho tiempo, hoy podemos observar las ruinas de las casas coloniales donde familias de abolengo y apellidos pomposos establecieron sus lugares de descanso; una de esas casas donde vivieron Don Perfecto Baranda McGregor y el Lic. Perfecto Baranda Berrón, estuvo abandonada por mucho años, en una ocasión fue solicitada para establecer una casa de la cultura pero no se llegó a un acuerdo entre la comuna y el propietario, sin embargo en el año 2001 comenzó una restauración acelerada que modificó notablemente su estructura original al construirse una barda perimetral y bloquear el acceso a la playa que está detrás de dicha casa, esto motivó protestas de los lermeros quienes obligaron al actual dueño Carlos Vidal Angles, ex delegado del INAH, a dejar libre el acceso a la playa. Como se puede notar, la restauración que hizo incluyó modificaciones importantes como subir los bardeados, construcción de terrazas con columnas y techados de teja francesa, barandales de hierro forjado, barbacoa de tabique, además puertas y ventanas de maderas preciosas.

Hasta ahora no se sabe de algún proyecto para recuperar las playas de Lerma, o para restaurar las antiguas casas coloniales; mucho menos para limpiar o reducir el índice de contaminación de las aguas, pero en temporada de calor se hace evidente que Lerma, por su cercanía a la ciudad es el lugar favorito de los campechanos para refrescarse, ya sea en los pequeños espacios de playa que aún quedan frente al poblado, frente a la termoeléctrica o en el balneario Playa Bonita que se convierte en el punto de reunión de campechanos y turistas que comparten las cálidas y contaminadas aguas que bañan las costas de Lerma.

Aún hay tiempo de retomar el proyecto del malecón de Lerma, esperemos que los gobernantes se pongan las pilas y recuperemos esas playas que serían un gran atractivo turístico para Campeche.

lunes, 8 de octubre de 2007

¡Hurra hurra hurra!

Por Miguel Ángel Villarino Arnábar


En pleno uso de sus facultades mentales, don Jorge Carlos Hurtado anunció la semana pasada el reconocimiento de Campeche como Estado petrolero, lo que significa que ya somos Estado petrolero y que automáticamente nos trasmutaremos en una entidad bien bonita y desarrollada y trabajadora, cual corresponde a un Estado petrolero. Desde entonces, cada tres segundos algún líder de opinión local emprende su feroz cruzada contra la legendaria amnesia campechana recordándonos que ya somos Estado Petrolero, lo que ha derivado en la formidable diversidad temática que impera hoy día en nuestros medios de comunicación.


Para dar el anuncio, el contador se hizo acompañar de personalidades de grueso calibre político, que aparecen en la foto del recuerdo mostrando los atributos que los han hecho famosos. Destaco la altivez rural de don Jorge Nordhausen, los fabulosos cachetes entre los que habita don José Paredes, titular del Poder Judicial; y el magnetismo animal y la jacarandosa figura de don Carlos Jelipe Ortega Rubio, que le imprimieron al acto un toque carnavalesco de no mamen.


Según la leyenda, en materia petrolera Campeche fue maltratado por la Federación durante 28 años porque: a) el gobierno de la República y Pémex argumentaban que no nos correspondía el trato de Estado petrolero porque el petróleo estaba en el mar, y b) los campechanos nunca pudimos armar un equipo de nado sincronizado que asediara plataformas y exigiera justicia fiscal. Pero esos tiempos quedaron atrás y don Jorge Carlos le echó la culpa a don Felipe Calderón: “Sin él, no hubiera sido posible materializar esta propuesta; nuestros planteamientos ante él fueron escuchados. Por eso lo digo hoy aquí: gracias señor presidente”, dijo.


No saben el regocijo que siento por el nombramiento de Estado Petrolero, entre otras cosas porque ya somos Estado Petrolero. Además, nos refieren que la designación trae torta bajo el brazo: mil 400 millones de pesos que, dividimos entre los 750 mil marinos audaces y valientes que vestimos y calzamos, viene tocando como a mil 866 pesos con 6 centavos por liberal y heroica piocha. Según el contador, con esa lana “Campeche puede ahora ver su futuro con más optimismo”.


Muy respetable la opinión de don Jorge Carlos pero me parece que el optimismo del tal Campeche es un poco aventurado. Nuestro problema no es de dinero: lo tenemos y hasta nos sobra. El meollo es cómo lo empleamos. Un ejemplo:


Hace dos años, el 15 de julio, el secretario de Finanzas Estatal, don Víctor Pérez, compareció ante los legisladores a quienes cajeteó con delirante frenesí por su magro conocimiento de los herméticos misterios de las finanzas, les anunció con bombo y platillo (¡Tup tup tsss!) un ahorro público por mil 775 millones de pesos y les reveló que la existencia en bancos era de casi mil millones. Al día siguiente, don Edilberto Rosado, en ese entonces secretario de Desarrollo Social, compareció también y confesó que el 40 por ciento de los campechanos vivían en la pobreza. Perfecto: gobierno rico y gobernados pobres.


Sin embargo nadie protestó por el vergonzoso ahorro público declarado por don Chano, ni siquiera los proveedores del gobierno, esos que a diario se lamentan por el retraso de sus pagos. Tampoco hubo quien cuestionara cómo era posible que se guardara tanto dinero cuando cuatro de cada diez campechanos vivían (viven) en la miseria más espantosa, la infraestructura pública era (es) un desastre, los servicios básicos lo mismo y Campeche era y sigue siendo el hoyo negro de la Península.


En cambio, si hubo quien le humedeciera los sabañones a don Chanito al finalizar su comparecencia: un peinado incomprensible tripulado por el diputado priista Raúl Pozos Lanz señaló: “Quiero felicitar al gobernador por haber nombrado al contador Víctor Santiago Pérez Aguilar como secretario de Finanzas, y quiero hacer un reconocimiento al contador Víctor Santiago Pérez Aguilar por su excelente labor y slurp slurp slurp”.


Sin participación ciudadana que acote la ineptitud, el cinismo y la rapiña de nuestros hombres públicos, es fácil concluir que el dinero que nos entregue Pémex se derrochará en lo de siempre:


La tajada pequeña servirá para que los presidentes de juntas municipales y ayuntamientos, satrapitas trienales, se esfuercen en la confección de nuevas y muy burdas maniobras para rasguñar lo que puedan, lana que se irá en borracheras, queridas cuyo cariño y disponibilidad caduca el último día de gobierno, viajes de compras a Mérida (para ellos el extranjero) donde arrebatan hasta lo que no ven, mejoras a sus casitas hasta volverlas monumentos al ridículo, “Suburbans” y “Navigators”, etcétera; y lo poco que dejen lo usarán para cambiar dos focos del alumbrado público, tapar tres baches y remodelar un parque.


La tajada grande, en cambio, hará todavía más rica, estúpidamente rica, a la clase política que nos exprime desde hace años; esa que, unida por sólidos lazos familiares y empresariales, ha perfeccionado el robo hasta convertirlo en una de las bellas artes. Y si la creatividad no les alcanza para arrasar con todo, la tajadita sobrante nos la presumirán como ahorro público producto del asombroso, magistral, estupendo manejo de las finanzas.


¿Que ya somos Estado Petrolero? Gritemos tres veces ¡hurra! y estémonos, porque a los campechanos comunes y corrientes nos tocará pura perinola. Riatatá tantán.

Cápsula del tiempo


Ahí donde antes se erguía la estatua a López Portillo, el gobierno del Estado decidió levantar un monumento para celebrar los 150 años del Inicio de la bla bla bla, en cuyo interior depositarán una cápsula con testimonios de este siglo y medio de vida independiente y bla bla bla. La obra, me dicen, fue encargada al honestísimo Arq. Buenfil Burgos y tendrá un costo de 20 millones de pesos, lo mismo que costaría la urgente ampliación de la Av. Gobernadores o el drenaje del fraccionamiento Presidentes de México.


Se trata de una empresa necesarísima para nuestro acervo histórico. Así, dentro de 50 años los bisnietos de don Antonio y el Arquitecto podrán ubicar, con total precisión, el momento exacto en que Campeche se emancipó de lo que anteriormente se había emancipado y se transformó en la Hacienda González Curi. Prioridades son prioridades. ¡Hurra hurra hurra!

¡Hurras! a:
mvillarinoa@hotmail.com