Sigueme en tu correo electronico

lunes, 4 de julio de 2011

RIESGO LATENTE: LA CALLE 59

KY59 EL CAPRICHO DE ROSADO RUELAS

Sin tomar en cuenta la opinión de la mayoría de los vecinos y comerciantes, de alguna manera afectados con la semi peatonalización de la Calle 59 del Centro Histórico de Campeche, el alcalde, Carlos Ernesto Rosado Ruelas, usó todo tipo de triquiñuelas para realizar este proyecto, pese a que desde que los vecinos se enteraron se opusieron al desarrollo de dicha obra, no fueron tomados en cuenta para hacer las adecuaciones, no se solicitaron los permisos de riesgo de contingencia ambiental y, caprichosamente, se omitió información que sin lugar a duda demostraba que ese proyecto no se justificaba por las afectaciones a todos los que viven o tienen sus comercios en la citada calle.

MAÑAS PARA LOGRAR EL PERMISO

Aunque Rosado Ruelas y su Director de Obras Públicas aseguran que “el proyecto de peatonalización de la Calle 59 data de hace 20 años y tocó a ésta administración municipal llevarla a cabo, y así se hará aún con la inconformidad de unas cinco o seis personas, porque contamos con el aval de la mayoría de los vecinos que viven sobre esa arteria, y porque contamos con todos los permisos del INAH”. Esto suena a una gran mentira, hace veinte años el presidente municipal de Campeche era el actual diputado local Jorge Luís González Curi, pero ni en la documentación de sus informes, ni en sus anexos estadísticos, mencionan la existencia de un proyecto de ese tipo en la calle 59, de hecho si así hubiera sido, González Curi, ya habría certificado lo dicho por Rosado Ruelas.

El asunto es que desde al año 2009 el Arquitecto Antonio Julián Yañez Tun, del Centro de Investigaciones Históricas y Sociales de la UAC, a petición de Carlos Ernesto Rosado Ruelas, inicia el estudio del “Programa Integral para la Peatonalización de la Calle 59”, un estudio de escritorio donde no son tomados en cuenta los vecinos de dicha calle; sin embargo, en enero de 2010 empiezan a “invitar” a algunos vecinos, los más notables, con el fin de conseguir el aval de estos y justificar ante el FONCA la viabilidad de este proyecto. Los vecinos responden con sendos oficios externando sus dudas y sus preocupaciones: ¿Quiénes son los verdaderos beneficiarios?, ¿Serán extranjeros que nunca terminan de llegar e instalarse? ¿Es un truco para que nuestros predios se deprecien y se abandonen?, ¿acaso el Fondo para la Cultura y las Artes ha pensado en recrear otras costumbres distintas a las de nosotros, transformado nuestra calle (59) en penosos mercados sobre ruedas dando el espectáculo denigrante que cada fin de semana se veía alrededor de nuestro parque principal?, ¿se han hecho encuestas sobre la cantidad de turistas que transitan por esta calle?, ¿Cuál es el beneficio económico que traerá a los verdaderos afectados? ¿Qué pasará con el lugar para estacionarse tan necesario para descarga de servicios como gas, material de construcción, o enseres domésticos? ¿Habrá suficiente espacio para que los bomberos puedan maniobrar en caso de un incendio?

INDOLENCIA Y NEGLIGENCIA

Pese que desde el principio los vecinos manifestaron su inconformidad por el proyecto este siguió adelante avalado en primera instancia por el estudio que llevó a cabo la UAC, que reporta únicamente 54 predios afectados (9 casas habitación y 45 comercios), pero la realidad es que son en total 125 predios en la Calle 59, entre comercios, oficinas de gobierno, viviendas (28), hoteles, predios desocupados y la iglesia.

Gilberto Pizarro Peniche, Director de Obras Públicas Municipales, dijo en muchas ocasiones “Son cinco o seis inconformes que han estado haciendo mella, y yo siento que no vamos a parar lo que ya por muchos años los campechanos hemos estado esperando para que nuestro Centro Histórico siga creciendo”, montados en su caballo de intransigencia, buscaron el aval del INAH organismo que sospechosamente mostró poco o ningún interés en las quejas de los vecinos, quizás con la consigna federal de apoyar al Ayuntamiento panista, de hecho, el INAH le cobró al Ayuntamiento entre 70 y 75 pesos por expedirle el permiso para la realización del proyecto, y además las declaraciones de la delegada del INAH: “La obra de peatonalización de la Calle 59 planteada por el Ayuntamiento de Campeche, cuenta con el permiso del Instituto de Antropología e Historia (INAH), aseguró su delegada, Lirio Guadalupe Suárez Améndola; quien ante las inconformidades desprendidas por los comerciantes ubicados en esa calle, aclaró que la obra no les perjudicará porque no se cerrará por completo, sino que solo se ampliarán las banquetas”.

La pregunta es: ¿por qué la insistencia en ampliar la banquetas?, si cualquier calle se puede convertir en peatonal sin necesidad de gastar dinero en banquetas, hay ciudades turísticas que tienen calles peatonales incluso sin banquetas y sin necesidad de cerrar el tránsito vehicular que a ciertas horas se abre para que los locales puedan ser surtidos, sin ningún problema.

LA LUCHA DE LOS VECINOS

Los vecinos afectados acudieron a cuanta instancia estuvo a su alcance, incluyendo Derechos Humanos; sin embargo sus quejas no fueron escuchadas, convirtiéndose dichas dependencias en cómplices por negligencia. Con fecha 18 de enero de 2011, el área de quejas del INAH, expide un oficio, el No. 11/010/DRQ/ 0125 /2011, firmado por el titular del área de quejas Lic. Israel Alberto Chávez Barbazán donde se especifica lo siguiente:

El proyecto debe conservar el contexto histórico considerado como el Valor Universal Excepcional, mismo que permitió la inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, éste se integra de las invariantes urbanas como son la traza urbana del sistema militar de fortificación, el trazo de parcelamiento, la proporción de los paramentos de las fachadas las cuales conservan: escala, proporción, ritmo, predominio de macizo ante vanos, materiales acabados.

Para el caso es importante que se presente un levantamiento topográfico donde se especifique el ancho de las calles de paramento a paramento, ancho de banquetas actuales, niveles de calles, banquetas, escurrimientos pluviales, etc. y el trazo propuesto de la calle especificando el ancho de ésta.

En las esquinas se observará el radio de giro de los vehículos, ya que al ampliar al ancho de las banquetas se reduce éste en los cruces de calles. Para este caso, se recomienda el achaflanado de los vértices que conforman las banquetas de ambas calles.

La proyección de las banquetas deberán considerar los escurrimientos pluviales, los niveles de piso, ya que éstos últimos son diferentes a lo largo de la calle, los accesos a los inmuebles, las rampas y guías para personas con capacidades diferentes. Los accesos a los inmuebles no deberán de modificarse y no se podrán invadir las banquetas con escalones o elementos que obstruyan el libre tránsito peatonal.

Se conservará el pavimento de concreto estampado de la calle, ya que fue un diseño exclusivo para la Ciudad de Campeche proyectado en 1980 y que cumple su trazo en proporción y escala con relación al contexto.

La documentación presentada presenta anchos de banquetas y arroyo vehicular no son reales ya que incorporan un ancho de arroyo de 4 metros dimensión que no corresponde con el ancho que realizan en la obra.

El proyecto presentado no cuenta con estudio técnico de diagnóstico y de riesgos atmosféricos del área por intervenir y de conexión con los ramales de desalojo de las aguas de lluvia, así como la reubicación de registros diversos que existen en las esquinas.

Es factible modificar el ancho de banquetas por intervenir de acuerdo al estudio técnico por realizar y determine si existe riesgo alguno al reducir el ancho del arroyo vehicular.

No cuenta con propuesta de reforzamiento de iluminación mercurial en los cruces de calle.

No cuenta con proyecto preventivo para automovilistas (vialidad y señalética) para las calles perpendiculares a la calle 59.

Por si fuera poco los vecinos de manera constante solicitaron a Rosado Ruelas, la información del proyecto por escrito, pero sólo les entregaban folletos sin información técnica ni copia de los estudios realizados para la aprobación de dicho proyecto, entre ellos uno muy importante el peritaje y el dictamen de seguridad por riesgo de contingencia ambiental, que el Ayuntamiento de Campeche debió solicitar al Cenecam, para conseguir la aprobación del proyecto de la Calle 59; la respuesta del titular del Cenecam fue que jamás se elaboró un dictamen de seguridad, ni se llevó a cabo ningún peritaje, debido a que ese trámite no fue solicitado, ni cumplido por el municipio de Campeche. Lo curioso de este asunto es que en el libro Diagnóstico de Riesgo por Inundación para la ciudad de Campeche, editado por la Universidad Autónoma de Campeche, a través de EPOMEX, el Ayuntamiento de Campeche 2003-2006 (encabezado por Fernando Ortega Bernés), Sedesol Federal y Hábitat; se determina que entre los lugares que han presentado inundaciones históricas significativas está la Calle 59 de la zona Centro, de la ciudad de Campeche. Efectivamente la naturaleza nos ha demostrado en muchas ocasiones que la modernidad no obstruye sus cauces naturales y en caso de una contingencia ambiental las aguas fluyen por los lugares que lo hacían hace mucho tiempo sin importar si hay construcciones o no.

Otra de las grandes inconformidades y preocupaciones de los vecinos y comerciantes de la calle 59, es el estacionamiento, al reducir la calle a solo 3:50 metros, se eliminaron más de 100 lugares para estacionarse sin brindar una solución efectiva a este problema, al respecto Rosado Ruelas, ha declarado:

“- En la cuestión de la Calle 59 y de la Plaza de la República que por ejemplo va a dejar de ser estacionamiento, ¿qué alternativas hay para buscar estacionamiento?

- CRR: Por ejemplo, aquí enfrente ya hay un estacionamiento privado, el Hotel Baluartes también está cediendo su estacionamiento para que sea privado, enfrente de Palacio Federal hay un lote baldío en donde un empresario va a hacer un estacionamiento, creo que los campechanos también necesitamos hacer conciencia de que hay que pagar por un servicio, con toda honestidad les digo que cuando vamos(¿?) a otros lugares de la república o hasta a Mérida para consultar con el doctor, cuando entramos al estacionamiento pagamos una tarifa por estacionamiento, entonces, nosotros estamos buscando la alternativa de que se empiece a privatizar y que empiecen a haber estacionamientos privados que van a servir para asegurar aún más sus vehículos en cuanto a la delincuencia o algo”.

Por si fuera poco con el capricho y la intransigencia hay que tomar en cuenta la opacidad en la ejecución de los costos del proyecto pues el defenestrado ex director de Servicios Públicos Municipales Heberto Brown, declaró que los botes de basura de “aluminio fundido” tendrían un costo de 30 mil pesos, declarando que serían 70 las unidades que se colocarían, sumando un total de 2´100, 000 (dos millones, cien mil pesos) tan solo en botes de basura que al final fueron botes comunes y corrientes traídos del vecino estado de Yucatán. Y entre otras cosas, se dio la posibilidad de que Pizarro Peniche, fuera uno de los proveedores del concreto estampado que se colocó y que al día de hoy ha sido lavado en partes por las primeras lluvias de la temporada.

VECINOS INCONFORMES, SUS RAZONES

Miguel Ojeda Acevedo, desde hace 61 años habita en el predio marcado con el número 16, de la Calle 59, entre 12 y 14 del Centro Histórico, y lamentó la cerrazón del alcalde panista de Campeche, Carlos Ernesto Rosado Ruelas, a quien acusó de pretender “minimizar los daños y las afectaciones que sufriremos quienes habitamos en esta calle”.

Denunció que el Ayuntamiento de Campeche, en complicidad con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), violentaron disposiciones federales relacionadas con el cuidado del patrimonio monumental e histórico de Campeche y los campechanos.

El encargado de la Lonchería Valich, una de las más tradicionales del Centro Histórico, Valerio Canul Ceballos, cuestionó los trabajos del Ayuntamiento.

“Esta obra y el cierre parcial de la circulación sólo propiciarán que se agrave el problema de falta de estacionamientos que padecen a diario miles de campechanos; nosotros tenemos 25 años aquí, y nuestros clientes se quejan de que cada vez es más difícil encontrar un lugar en donde aparcarse, lo cual significa que la gente dejará de acudir a comprar”.

Aseguró que en la Calle 59 se estacionaban más de 100 vehículos a diario, el movimiento era constante, “y nos preguntamos dónde se estacionará ahora toda esa gente; si la justificación es que haya más turistas, primero deben traer a los turistas, y eso no está ocurriendo; el 90 por ciento de los campechanos no podrá circular con sus vehículos por esta calle, sólo para que grupos esporádicos de turistas puedan caminar ampliamente, aunque sólo toman fotos y no compran, o las compras son mínimas”.

LAS CONSECUENCIAS

En poco tiempo ha quedado demostrado que los vecinos tenían razón, el estrecho tramo por donde pueden circular los vehículos es insuficiente para descargar gas, hacer maniobras de salvamento en caso de emergencia, mover personas en sillas de ruedas, entre otras cosas; pero aun no se ven los desfiles de turistas por la Calle 59, terminaron la obra pero nunca hicieron planes para traer turistas, los materiales usados en la construcción fueron de pésima calidad, hoy día ya se ven tramos sin recubrimiento en la calle 59 y el acabado de banquetas y guarniciones es de muy baja calidad, y por si fuera poco al reducir el aforo de tránsito de agua, en caso de inundación ponen en grave riesgo la vida y los bienes de los ciudadanos que habitan en la Calle 59. Esta obra quedará en la historia de la ciudad de Campeche, como un capricho más del gobernante en turno.

DOCUMENTOS QUE AVALAN LA LUCHA DE LOS VECINOS




LA CALLE 59 SE UBICA EN ZONA DE ALTO RIESGO DE INUNDACIONES




LAS IMAGENES NO MIENTEN DURANTE PASADOS HURACANES LA CALLE 59 SE HA INUNDADO, AHORA QUE LAS BANQUETAS FUERON AUMENTADAS, TAMBIEN AUMENTO EL RIESGO DE QUE SE INUNDE CON MENOS LLUVIA

LOS MATERIALES USADOS FUERON DE PESIMA CALIDAD



EL RECUBRIMIENTO QUE FUE COLOCADO SOBRE LA CALLE 59, SE VA LEVANTANDO RAPIDAMENTE CON LAS PRIMERAS LLUVIAS