Sigueme en tu correo electronico

miércoles, 28 de agosto de 2013

Revista El Nuevo Espíritu Publico número 222


Revista quincenal editada en Campeche
Informacion general, 28 páginas, tiraje 3000 ejemplares.

Revista El Nuevo Espíritu Público número 221


Revista El Nuevo Espíritu Publico num. 221
Editada en Campeche
Contenido: Información general
Publicación quincenal con un tiraje de 3000 ejemplares

Revista El Nuevo Espíritu Público número 220


Revista El Nuevo Espíritu Publico 220
Editada en Campeche
aborda informacion general, se publica quincenalmente con un tiraje de 3000 ejemplares


lunes, 26 de agosto de 2013

¿Eres espanta hombres?



Descubre las 10 cosas que alejan
a los hombres de las mujeres

Santa Paola @lamataviejitas


Hoy en día existen algunos comportamientos femeninos que hacen que los hombres salgan huyendo, corriendo, bloqueando y hasta cambiándose de casa, con tal de alejarse de una relación, los más comunes son:

1.- Error tamaño monumento: INSEGURIDAD. Cuando un hombre nota tus inseguridades ya valiste, a un hombre le molesta sobre manera que una mujer sea insegura, que todo el tiempo protestes de tu físico y que vivas quejándote de lo que no tienes, lo que te sobra, lo que te falta etc.

2.- ASFIXIA. Cuando sientas que tu amorcito ya no puede respirar, es porque probablemente esté sufriendo de asfixia. “Ya no me abrazas como antes”, “antes me besabas con más baba”, no sé, cualquier acción que el susodicho antes realizaba con bastante frecuencia y ahora no, tú quieres seguir como al principio, lo abrazas, lo besas, lo mimas, lo consientes de más, y llega un momento en que la incomodez se hace presente.

3.- CUESTIONARIOS. Cuando haces demasiadas preguntas, sobre todo de su oscuro pasado, de las ex novias o de cosas que simplemente no quiere platicar, ¿y tú?, te intrigas más, quieres saberlo todo y no quieres que se te escape ningún dato importante.

4.- “ME QUIERO CASAR”. A todas las mujeres nos llega la etapa de sentar cabeza primero que a ellos y cuando NO vemos un mínimo interés del otro lado optamos por “echar la indirecta directa” y decimos cosas tales como: “Mira qué lindo jarrón, se vería perfecto en el jardín de nuestra casa”, el hombre te tira a loca o te da el avión que es lo mismo. Señal de que él aún no piensa en el casamiento.

5.- CELOS. Los celos son lindos, a veces hasta son divertidos, pero cuando te conviertes en la novia psicópata es cuando empieza el relajo. Ser posesiva y tenerle celos a la almohada con la que duerme, lo alejará de ti, retomando el punto número uno: inseguridad. Después notará que te molesta y lo hará más seguido “na´mas pa´ que te encanijes”.

6.- CONTROLADORA. Si llegas a su casa y le acomodas el cuadro de la sala “muy derechito” y luego te dispones a hacerle al “extreme makeover home edition” después le quieres indicar que ropa ponerse o como debe peinarse, se va hartar y te va a mandar por las cocas, tal vez al principio diga “wow qué buenos consejos me das”, pero después… a la goma, bay.

7.- MALCRIADA. Todas las mujeres decimos una que otra palabrota cuando estamos enojadas o como parte de nuestro vocabulario, pero que te la pases diciendo cada vulgaridad, créeme: también los aleja. Ejemplo: “verga, me vale verga, soy una verga, me lleva la verga, me valen 100 kilos de verga, come verga, vete a la verga, hazte a la verga” y toda palabra que rime con verga… es desagradable, y no me estoy haciendo la santurrona, simplemente debemos saber dónde y con quién decir este tipo de palabras, y enfrente del  “canchanchan” de preferencia NO.

8.- SERMONES. Para eso tienen a su mamá, muchos (la mayoría) de los hombres se quejan de que las mujeres hablamos mucho, probablemente tengan razón, pero equis. Debemos evitar los sermones a nuestro hombre para que no se duerma o se aburra.

9.- HACERLO ESPERAR. Este punto sólo lo plasmo aquí porque es algo de lo que se quejan muchos hombres. En realidad el tiempo de espera es proporcional a lo guapísimas que salimos (del baño, casa u lo que sea) después de esos “pequeños 5 minutos” de espera. Ojo: no acabes con la paciencia de un hombre, una cosa son 5 minutos (si quieres 30)  y otra cosa son dos o tres horas.

10.- VICIOSA. Que andes en drogas, que fumes como chacuaco, o que te digan “La Chupitos”  y que seas la “mala copa” de la fiesta; no es sexy. Recuerda: nada con exceso, todo con medida.

Independientemente de que un hombre salga huyendo, se largue, o se evapore de tu vida, siempre ten presente que: Lo más importante y saludable es tenerse amor propio. 

Icono religioso de Campeche: El Cristo Negro



El Cristo Negro de San Román

Candelario Pérez Madero 


El silencio se rompió, el olor a pólvora invadió el ambiente asoleado. Pasado la una de la tarde, los juegos mecánicos entraron en funcionamiento, la campana de la iglesia repicó una y otra vez, y con ese cuadro bajaron al Santo Patrono de San Román, El Cristo Negro.
Van hasta ahora 448 años de venerar al santo patrono de San Román, y enmarcado por el año de la fe declarado por el Papa Benedicto XVI, los fieles católicos se dan cita con más fervor, como el demostrado en el momento que fue bajado de su altar.
La lotería campechana, el olor a comida, panuchos, carnitas, cochinita, todo se conjugó con la sonrisa de muchos campechanos que fueron testigo del espectáculo que surge de los ver como los voladores surcan el aire, como parte de esta celebración eucarística.
El sol, sombrillas, refrescos, granizados, olor a flor, milagritos, vendedoras de veladoras, churros, elotes, todo ese marco forma parte de la fiesta en honor al Cristo Negro. Familias enteras esperaron la bajada del señor, que ahora podrá ser venerado por todo aquel que tiene fe, y fortalece sus creencias con la imagen del santo patrono de San Román.

El Ayuntamiento de Campeche corta el agua a morosos



Vivir sin agua… (con música de Maná)
Por: FIDENCIO ZÚÑIGA GARCÍA

El pueblo, el fuego y el agua no pueden ser domados nunca.

Focílides


Agua cara siempre es mala.

Anónimo


 
Y la alcaldesa Ana Martha Escalante Castillo cumplió… pero no crea estimado lector, que ya denunció a quienes dejaron el Ayuntamiento de Campeche en bancarrota, para meterlos a la cárcel; tampoco que ya tiene a detalle la lista de “aviadores” y “asesores” que cobran más que si fueran altos ejecutivos de una empresa de clase mundial; y mucho menos que ha logrado sanear la finanzas municipales por los deterioros de muchos trienios atrás. No, en lo que ya cumplió es en sus amenazas a la ciudadanía, y ya comenzaron los cortes del suministro de agua potable.
Una decisión políticamente incorrecta, aunque administrativamente sea un acierto; y veamos el porqué:
Entre los derechos fundamentales del hombre, ya está bien claro que dotar de agua potable a los ciudadanos, es una obligación constitucional que tienen las autoridades electas, y dejar a los morosos sin agua potable, en estos tiempos de calores infernales, es tanto como un acto de represión en contra de quienes se niegan a pagar un servicio que debería ser gratuito para los que no tienen para pagarlo, aunque esgrima falazmente que es muy poco el dinero que se cobra, o bien, argüir que el agua es gratuita y lo que se cobra es el bombeo, la electricidad y los ductos.
¿Por qué no tiene argumentos para convencer a la gente de la necesidad de hacer un pago, aunque sea simbólico, pero un pago?
Contestaría con una pregunta el ciudadano de a pie, el que a diario se muele el lomo para poder llevar el sustento a casa. 
¿Por qué tengo que pagar por un servicio muy malo? Se me hace que ese dinero lo quieren las autoridades para seguir sosteniendo su vida de lujos.
Y ese ciudadano tendría toda la razón del mundo, porque los salarios que devengan los directivos, los funcionarios y directores de área, son tan altos, que estos personajes no lo pueden ocultar. ¿Cómo pueden decir los funcionarios que no hay dinero, y siguen ganando mucho dinero, tanto que no lo podemos contar? ¿Cómo pueden exigir un pago, si saben que los empleos en Campeche son tan mal pagados, que prácticamente todos los campechanos tienen que hacer otros trabajos para completar el gasto… considerando que padre y madre trabajan?
¿Cómo puede exigir el pago de contribuciones, cuando personajes, como el propio padre de la alcaldesa, evade el pago de sus contribuciones con la dispensa de una credencial de adulto mayor?, es cierto, tiene el derecho legal de pagar menos, pero jamás tendrá el derecho moral de pagar menos por sus decenas de propiedades, siendo un hombre inmensamente rico.
Estará de acuerdo nuestro caro lector, que en ciertas cosas que atañen a la sociedad, los ricos y los muy ricos junto con los inmensamente ricos, esos que se hicieron multimillonarios con el dinero de todos los campechanos, con la clara complicidad de los gobernantes de todos los tiempos, deberían pagar… no más, sino mucho más, al menos como agradecimiento porque es aquí donde consiguieron su dinero que luego se lo llevan a las Islas Caimán, o invierten en Miami, en Costa Rica, y dicen que también en Honduras, en servicios sociales como es el agua potable.
¿Por qué nuestra muy cara Alcaldesa no convoca a esos súper ricos campechanos, y no para que le paguen su campaña política rumbo a la gubernatura, sino para que donen algo de sus fortunas para el servicio de los explotados campechanos?
Estoy completamente seguro, que una noticia de ese tamaño, una decisión de tal magnitud, si llega a ser exitosa, absolutamente todos los campechanos, sin chistar –y me incluyo– la llevaría a la gubernatura de Campeche.
Pero ese es un sueño guajiro, y la pesadilla al despertar, es que muchos ya no tienen agua potable para sus servicios básicos. Qué pena.

Según Osorio Chong , los policías de Campeche entre los mejor pagados



Aguas con los policías

Por: Erick R. Iris Martínez de Escobar



No sólo tenemos que soportar la falta de estacionamiento que genera la construcción de la muralla (que $olo beneficia a poco$) y el bloqueo de la única entrada que teníamos al estacionamiento de nuestro centro de trabajo "Archivo Municipal", sino que además de que ya no tenemos donde poner nuestros vehículos, tenemos que soportar a los Policías que están más pendiente de uno para multarnos, que de los delincuentes que están haciendo de las suyas.
Ayer alrededor de la una de la tarde, algunos compañeros se estacionaron entre la Av. que da a la ex “Arena Campeche” por la calle 16, justo donde finaliza la construcción de la “dichosa muralla”; ahí hay un espacio muy amplio para estacionarse y que no perjudica en nada la circulación.
Pero no todos somos de la misma opinión porque de pronto se aparece la unidad 1146 y empieza a dejar multas a cada carro estacionado, quitando placas de los vehículos, después volverlas a poner (no sé por qué), después le quitó la licencia a una señora y también le devolvió la placa de su vehículo.
Este agente empieza a tomarle fotos a los vehículos que infraccionó, al mismo tiempo que hablaba en voz alta “deberían de poner el ejemplo” (tampoco sé por qué lo dijo, espero que no se halla mordido la lengua).
Empiezo a tomar mis fotos para mi revista del cual trabajo y “sorpresa” se da cuenta el agente policiaco que estoy tomando fotos y me mira con ojos desorbitados y con voz altanera me dice “tu quién eres” soy reportero señor… De ahí este conmovedor diálogo entre el “representante de la ley” y yo:

-Policía: muéstrame tu identificación y para el medio al que trabajas.
-Yo: señor solo estoy tomando fotos.
-Policía: a mí me vale #$&/()”#$ que estés tomando fotos ni que la %&#$ identifícate.
-Yo: señor no me hable así, usted está para protegernos no para ofendernos.
-Policía: que te pasa, que te pasa, a mí me vale &%$#& tu camarita no te me pongas al tú por tú y menos me vas a tomar fotos.
-Yo: señor tampoco me insulte lo voy a reportar con su superior.
-Policía: Queeee? eres amigo de Jackson (director de Seguridad Pública) o qué para que me reportes.
Al momento que se me acerca y pone su cara cerca de la mía de manera retadora, como los boxeadores Canelo vs Mayweather en la promoción de su pelea cuando se miran fijamente a los ojos mientras se acercan sus caras (solo que este por poco y me besa)…
-Yo: señor, tóqueme y entonces veremos.
-Policía: Aaaah ¿muy chingón? de una vez, lo que quieras.
-Yo: señor quítese el uniforme y con gusto nos enfrentamos a golpes. (El tonto me dicen jajaja).
Pues para no hacerle largo el cuento, habló a una camioneta como apoyo y por supuesto, al ver la gente que ya estaba en el chirmole, mejor terminó el belicoso diálogo el flamante “representante de la ley” y continuó haciendo su “reporte”, terminó de colocar de nuevo las placas que el mismo había quitado, llevándose una licencia de una señora… y por último se retiró lanzándome una mirada amenazante.

¿Cómo les quedo el ojo?

martes, 13 de agosto de 2013

Redes de pescadores en la orilla acaban con la pesca en Campeche

Los pescadores ribereños reciben dinero (apoyo), motores, embarcaciones, combustible, redes y todavía se dan el lujo de echar sus redes a escasos metros de la orilla, matando peces en crecimiento, dañando el suelo marino y todo el ecosistema, y todavía se quejan que ya no hay pesca.


Xpicob sigue en riesgo



Este video lo hicieron como trabajo escolar alumnos de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación del Instituto Campechano, hasta la fecha sigue sin atenderse la necesidad de nombrar a Xpicob, Area Crítica.

Fábula con final infeliz y dos inmoralejas



Campeche y los anzuelitos mágicos

Por: Fidencio Zúñiga García

Hubo una vez un lugar en el que sus pobladores gozaban de una envidiable felicidad, la que transmitían a los pocos visitantes que llegaban  a disfrutar de la ancestral tranquilidad y la proverbial hospitalidad de sus pobladores; el lugar, de nombre Campeche, también tenía un pequeño problema, la mayoría eran muy pobres, pero no se quejaban pues la felicidad era mucho mayor a los pesares causados por la pobreza, pues la naturaleza los recompensó ampliamente, y si alguien tenía hambre, tomaban un cordelito, dos o tres anzuelos, y se dirigían al malecón de la ciudad para pescar un buen pargo, un boquinete, o hasta pequeños pececitos a los que llamaban bolines. De regreso a su casa, en cualquier calle encontraban gente buena que les compartía unas naranjas agrias, unos mangos o naranjas, zaramullos o guanábanas, y hasta un poco de cilantro, cebolla o tomate, con lo que acompañaban el pescado, que era la gloria para el paladar en las calurosas tardes.
Llegué a Campeche a mediados de la década de los 70’s, época en que los estudiantes vivíamos intensamente los grandes problemas políticos de Latinoamérica, el reciente golpe de estado en Chile, la lectura del también recién fallecido Pablo Neruda, o de Mario Benedetti apoyando a los tupamaros, única guerrilla urbana gestada en los flagelados pueblos sudamericanos. Pensando paranoicamente que en cualquier esquina habría algún represor granadero o policía judicial dispuesto a asesinar a los jóvenes barbudos o de larga melena, cuando el autobús entró al poblado de Lerma, calles angostas, casas realmente de ensueño, como el de un poblado de novela de García Márquez, en fin, camino a Campeche el impresionante muelle con cientos de navíos camaroneros que solo en la imaginación se podía concebir.
En esos años recobré mi capacidad de asombro, al ser testigo de como un niño de unos nueve o diez años, saltó del agua en la pequeña playa bonita, con un enorme pulpo en el brazo, otros niños gritándole “negoceale la cabeza..muérdele la cabeza… golpéalo con una piedra…” para mí, que no conocía siquiera la forma de un pulpo, fue impresionante.
Ese día me convencí de que el único lugar para vivir tranquilo, era Campeche, y me quedé.
Por aquellos años, fines de los 70’s, en Ciudad del Carmen nació una niña a la que le pusieron como nombre Adda, quien vivió y creció en este paraíso llamado Campeche, donde la pobreza es un estado de ánimo que tienen los que no saben pescar, y así creció, con la indudable certeza de que no hay campechanos pobres, solo flojos.
El tiempo pasó, mucha gente vino de fuera atraída por un aceite pétreo que estaba en el fondo del mar, que trajo, además de mucha gente… algo que los políticos llaman “progreso”, algo intangible para la mayoría del pueblo, pero que se refleja muy bien cuando los políticos tienen casa nuevas, coches nuevos… viejas nuevas.
Con el progreso, miles de cosas que se hicieron necesarias, aunque la gente no acertaba a razonar el por qué de esas necesidades. Llegó la televisión por cable, llenando de información a todos los habitantes, casi siempre trágicas o negativas, pero los campechanos abandonaron las frescas calles, las interminables charlas en los portales de sus casas, y fueron encerrados a piedra y lodo, ahora no por las leyendas de aparecidos, sino por esa caja idiota que hizo del círculo familiar un semicírculo en cuyo frente estaba un televisor.
Nadie se dio cuenta en qué momento los peces del malecón se fueron de las orillas marinas campechanas, y los pocos que aún buscaban un pescado en ese lugar, solo encontraron contaminación y hasta rechazo y prohibición de algunos que se dicen “autoridades” con el derecho de prohibir que la gente disfrute de las tradiciones y de la naturaleza, un don que no es propiedad de nadie.
Para estas fechas en que el “progreso” llegó a Campeche, la pequeña Adda había crecido y disfrutado de lo que el “progreso” la había colmado, pues no la había faltado nada, e incluso le dieron –que no consiguió– diversos puestos en la administración pública, y en la política… hasta que llegó el día en que se convirtió en “madre conscripta”, es decir… diputada.
Entonces la Madre Adda, perdón la diputada Adda, sufrió el acoso de miles de pobres que acudían a ella en tropel, pidiendo paliarles el hambre, ante la lacerante pobreza y la infelicidad que esta les causaba, pues el Campeche de antaño, ese feliz, tranquilo y en paz, no sabían dónde había quedado.
Recordando sus años infantiles,en que los mayores contaban de cómo el campechano era feliz con su pobreza, pero rico en felicidad por lo que la naturaleza le ofrecía a diario, declaró a todo pulmón. “tomen un anzuelo y vayan a pescar, porque ustedes son pobres por flojos”. Pero los anzuelitos mágicos que recomendó la Madre Adda, eran campechanos, es decir, alrevesados, y aunado a la contaminación, a las autoritarias autoridades que no dejaban pescar, todos se fueron de nueva cuenta contra la Madre Adda, o diputaaada, la que tuvo que huir del lugar y hoy no se sabe más de ella.



INMORALEJAS

  1. “Más vale prevenir, que mentársela al primero que pase, cuando se habla sin pensar” 
  2. “El pez por la boca muere, con un anzuelito mágico y por andar de bocón”