Sigueme en tu correo electronico

miércoles, 13 de noviembre de 2013

CALAVERAS POLACAS CAMPECHANAS

Por Roberto Iris Balam













A BABOR

¡Tú decides!

Por Roberto Escamilla Pérez

Breve reflexión sobre la educación y la lucha magisterial.




















1.- Desde la Colonia, y antes de la Revolución Mexicana iniciada en 1910 y de la Constitución de 1917, sólo unos pocos privilegiados tenían derecho a la educación, y las escuelas en México podían contarse con los dedos de las manos.

2.- Después de la Revolución, en el artículo 3º constitucional se estableció el derecho de todos los mexicanos a una educación laica, gratuita, científica y democrática, se construyó un enorme sistema de educación pública y la mayor parte de los mexicanos tuvimos la posibilidad de acceder a ese derecho.

3.- Desgraciadamente, en los últimos 30 años, con los gobiernos neoliberales, la educación pública ha ido perdiendo el rumbo trazado por dicho artículo de la Constitución, el sistema educativo del Estado se ha venido deteriorando y, por el contrario, la educación privada se ha fortalecido a tal grado de que en el país existen hoy dos sistemas educativos paralelos, uno público y el otro privado (formado por las escuelas particulares), con una orientación y propósitos muy distintos, y hasta contrarios.

4.- Hoy, la oligarquía nacional encabezada por Carlos Slim y los monopolios trasnacionales ya no se conforman con las escuelas particulares que tienen en sus manos y pretenden que toda la educación pública se privatice porque saben que les resultaría un gran y lucrativo negocio, y creen que ahora tienen la oportunidad de lograrlo con el gobierno de tendencia fascista de Peña Nieto, quien, efectivamente, representa y defiende sus intereses.

5.- Es cierto que la educación pública adolece de muchas fallas, pero hasta ahora su calidad es igual o mayor que la educación que se imparte en las escuelas particulares, y es muchísimo más barata y accesible.

6.- Si tú que estás leyendo esta reflexión perteneces a la oligarquía nacional, a esas pocas familias que se han hecho ricas gracias a las privatizaciones y a la política económica neoliberal, no te preocupes, porque tus hijos estudian en el extranjero, o si lo hacen en México, vas a poder pagar lo que te pidan para que reciban una educación, y tus nietos van a seguir disfrutando de ese derecho que los neoliberales están convirtiendo en todo un privilegio.

7.- Pero si tú eres maestro, campesino, obrero o empleado como yo, tienes alguna profesión, perteneces a la llamada “clase media” o si eres un pequeño o mediano industrial, empresario o comerciante, pues sí tienes que preocuparte porque gracias a la “Reforma Educativa” de Peña Nieto tendrás que pagar más para que tus hijos puedan ir a las escuelas públicas o a las privadas, y si las cosas siguen como van, los hijos de tus hijos NO VAN A PODER IR NI A LA PRIMARIA, como ocurría en la época de la esclavitud, de la Colonia o durante la dictadura de Porfirio Díaz, y no es exageración.

8.- Así que tú decides: o alzas la voz y te unes a la lucha pacífica en contra la “Reforma Educativa” de Peña Nieto (que además de ser privatizadora, anula los derechos laborales de los maestros), o te callas y condenas a tus hijos, nietos y bisnietos a la ignorancia y al analfabetismo, y a continuar viviendo en un ambiente de violencia e inseguridad cada vez más peligroso e insoportable.
Correo electrónico: a_babor@hotmail.com

EDITORIAL

Campeche ¿campechaneado?
¿resurgiendo o atorado?

Por: Roberto Iris Balán

En verdad que tengo que procurar ser menos negativo, si es que debo creer lo que declaró en días pasados el Lic. Enrique Escalante Arceo; comentó que “los indicadores del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) señalan que en lo que va de la presente administración estatal la tasa de desempleo abierto se ha mantenido por debajo de la media nacional y Campeche se ha ubicado como una de las 10 zonas urbanas con menor desempleo en el país”.
Esto dijo la prensa local: “Escalante aseguró que esta situación coloca a Campeche en un lugar privilegiado y que estos logros son el resultado de los programas que se han impulsado, como en el caso del Fondo Campeche y de las incubadoras de negocios”.
“Agregó que las acciones para la atracción de inversiones han permitido la presencia de un mayor número de empresas transnacionales y nacionales en Ciudad del Carmen y en Campeche, generando empleos directos e indirectos que ha fortalecido la oferta en el Estado”.
Reconozco que no sé absolutamente nada de economía, pero aún estoy vivo y siento y reciento, y puedo ver que en el estado no hay circulante y sí gran necesidad; que hay mucho desempleo, y para que la gente se defienda económicamente, en sus micro-casas, donde viven hacinadamente los padres, los hijos y los nietos, además, tienen que convertir la vivienda en tienda de abarrotes, o chicharronería, o zapatería, carnicería, tamalería, o taller de lo que sea, etc., etc., etc.
En cuanto a los salarios que ofrecen las famosas empresas transnacionales, no es necesario saber mucho de economía para percatarse en qué lugar se establecen estas entidades malignas; justamente en los lugares donde les puedan proporcionar mano de obra barata por no decir de esclavo.
Puede ser que yo esté equivocado y por ello parezca yo ser muy negativo, como con el caso de los baches; los medios manejan que ya se están pavimentando las calles, puede ser, solo faltaría que compongan por mi casa, por casa de mi hermana Esperanza, de mi hermano Manuel, de mi tía Delia y mi tía  Petrona, de mi prima Dulce y por casa de mi mamá, entre otros familiares… a menos que la cosa sea en contra mía ¿no será?
Me llama mucho la atención de todo lo que nos ha sucedido a raíz del problema que ha causado la “reforma educativa”, con el asunto de la gratuidad y las cooperaciones de a “juech”.
La mayoría de los medios se molestaron por la tibieza de las autoridades de no haber incinerado a los paristas que bloquearon la carretera a Mérida.
Digo que me llamó mucho la atención por aquello de que infinidad de campechanos sufrieron por no poder ir a solucionar sus problemas de salud, económicos, de transporte, etc., a causa del bloqueo.
Y también pude ver con mucha claridad cuánta necesidad van a cubrir los campechanos a la vecina ciudad, en cambio los yucatecos lo único que envían a Campeche es cerveza y más cerveza.
De esto que digo, jamás hablaron los medios de comunicación… a propósito de los “confiables” medios de comunicación, aprovecho para darles a saber algo que ya está circulando por radio bemba; que ahí donde se ponen los juegos mecánicos para celebrar festividades de la Feria de San Román, carnestolendas y navideñas; su dueño ya no lo volverá a ceder el terreno porque piensa construir una radiodifusora más para nuestra amada ciudad. Qué le parece.
Pero, déjeme contarle, yo tuve la necesidad de estudiar mi primaria entre Campeche y Villahermosa, cuando venía de vacaciones, al entrar a Campeche y divisar el monumento al Resurgimiento, sentía tanta alegría, tanto orgullo por este Campeche tan bello y tan pujante con su industria camaronera. En Lerma había tres bancos. Pero un campechano fue el que enterró esta industria como parte del plan de gobierno para que entrara PEMEX, fue el Secretario de Pesca de ese entonces, no lo olviden.
Villahermosa, era la ciudad de las dos mentiras, ni era villa ni era hermosa. También pude apreciar la forma de educar a los infantes en Tabasco en contraste con Campeche. En Villahermosa, antes de terminar la primaria ya tenía yo conocimientos de electricidad, talabartería y hojalatería. Ahí, en Tabasco el alumno también tenía que aprender a bailar el folklor de diferentes estados, el deporte también era obligatorio, y había competencias desde la inter escolar, pasando por municipales, estatales y regionales.
Aquí en Campeche, estudié el primer año, segundo y quinto año, y nada de deportes y nada de talleres. Hoy, ni a dónde ir a güishar.  

¿Las comparaciones son odiosas? Y cómo no hacerlo, hay qué ver el resultado con Tabasco, con Yucatán… La verdad que no hay comparación. Por eso es que en esta época de “muertos” me atreví a dedicarle una calaverita a mi Campeche querido; Resurgiendo o atorado,/ esa es la cuestión;/ ¿estará campechaneado,/ o no trae pantalón?/ El PRIAN lo ha arropado,/ ahora hiede en el panteón.


DESEMPOLVANDO LA OLIVETTI

UNA DESPRESTIGIADA PALABRA

Ramón Rosado Alonso
“El poeta mayor de Champotón”

Hablemos del fuero. En nuestro país dicha palabra produce rechazo.

Claro, no me refiero a los que lo utilizan para el bien. Otros la usan para obtener dinero y gloria. La dichosa, para algunos, palabra tiene varias aplicaciones, derechos y privilegios que se conceden a ciertas actividades, principios etc. En sentido familiar y figurado significa arrogancia y presunción. También se refiere al fuero interno.

Los que se han beneficiado con el poder que les confiere son los políticos. Que no son todos los que están ni están todos los que son.

Uno de los casos que mencionamos acaba de ocurrir en Tabasco. El gobernador que acaba de entregar el poder, según los medios de comunicación, se alzó con la quinta y los mangos. Lo atraparon en el extranjero pero se declaró enfermo y supuestamente lo hospitalizaron.

Nadie sabe, nadie supo ni  se sabrá como terminará el “affaire” citado.

Quizá tenga fuero.




Pero Tabasco está lejos y aquí en casita también se teje bonito.

Por ejemplo: por ahí andan en libertad y quitaditos de la pena una extrovertida parejita de funcionarios: alcaldes fueron ambos, que según todos los medios de comunicación, dispusieron a su antojo, de recursos públicos pedidos en préstamos a los Bancos.

Para calmar la indignación popular de los susodichos han sido llamados a cuenta. Claro, ellos declaran lo que les conviene.

Los que están en apuros son los juzgadores. Tienen mucho que perder. Y si no obran con la ley en la mano posteriormente se arrepentirán.

El claro triunfo de la ley entonaría el Campeche que ya comenzó a nacer. Se construye un gran canal de desagüe en esta antigua ciudad que ha vivido ahogándose. Eso sucede aquí. Allá tras lomita suena ahora Seybaplaya como un gran puerto marítimo para Pemex. Pero Seyba merece estar a la altura de la época con un moderno sistema de agua potable, calles pavimentas y otras obras de modernización. Entonces será la ciudad orgullo del Golfo.

Hasta el “macho” Labrador que desde la colina amena vigila a su rebaño meterá el hombro.

Y regresamos al viejo Campechito retrechero. Donde orgullosas se levantan sus murallas con su aire de eternidad.

Pero ¿dónde queda la tierra de Moch Couoh?... Aquel reino indígena que ha surtido a la capital del Estado con talentos y capitales. En la ciudad de las murallas, quien no tiene un Champotonero en la sala lo tiene en la cocina: políticos, músicos, capitalistas, marinos, obreros etc. Ajá y maridos para tanta muchacha soltera. Que no se quedaron ya a vestir santos.

Y hablando de política: aún habrá más, dicen que dice, una delgadita funcionaria de primer nivel que no es Nieta de Moch Couoh que reinó al país llamado Potonchan. Es la “grand dauther” de otro cacique que reinó en todo el Estado.


Es lógico.


DE VEZ EN VES, DE VOS EN VOZ

El Malamén

Por: Reynaldo J. Reyes Viana.

Dedicado a Reyna

            Para el que no ha leído a Francisco Rojas González desconoce el ambiente que impera cuando alguien no autorizado pronuncia Hículi hualula. La casa queda envuelta en una maldición y quienes lo oyeron sufren fiebres por varios días. Hículi hualula es amoroso, cuida las cosechas, vigila y protege a las gentes en el camino. Mas cuando se le ofende, provoca la muerte.
            El maestro rural Mateo, fue convencido por el etnólogo para analizar los poderes de Hículi hualula y recibió una paliza por traicionar a su pueblo, hasta tuvo que irse de mojado a los Estados Unidos.
            Resulta que ahora lo que está de moda es El Malamén. ¿Qué es? ¿Cómo es? ¿Dónde vive? Los seybanos, inteligentes, creativos y leales podrían saber acerca del Malamén, le pregunté a Justo y con la expresión de su rostro supe la respuesta: “No he oído hablar. Ni idea tengo”. Entonces acudí con Mex, quien con su forma de ser y de hablar, porque lo que no sabe lo inventa: “El Malamén es el que sale de noche y te acompaña para que no te suceda alguna desgracia, de día no lo ves, pero te vigila de cerca”. Casanova, analítico, buen consejero y mejor comerciante, opinó cuando se le preguntó: “Es un invento del escritor, a mí no me engaña, luego lo utiliza para sus cuentos”.
            La misión que me he impuesto me hace acudir a Ismael Navarrete quien me dice: “El Malamén es el que se posesionó de Chunjú cuando le hurtó sus truzas a Rubén Puc Chávez en Santa Isabel. Por su parte Nino (odia que le digan su nombre de pila: Saturnino) afirma que El Malamén es como el hatzajá, que cuando te envuelve te da fiebre, a don Cochulito así le pasó en Bécal.
            Catalino, el papá de Jade y Aldaír, intenta ayudarme para desentrañar el mito del Malamén, revisa de principio a fin el libro sagrado de los hebreos y me comenta que El Malamén es el mal que penetró en los líderes sindicales para traicionar a su base en Quintana Roo.
            María Eugenia, mística hasta para llevarse un bocado a la boca, se persigna en señal que El Malamén pertenece a la generación maligna. Candila, por su parte dice que El Malamén es el que se posesiona de las voleibolistas para no trascender en los torneos nacionales. Lo vivimos a plenitud en Querétaro en este verano 2013, cuando los teníamos en la lona en el último set y jugando como nunca, perdimos como siempre
            Cecy se echa una carcajada antes de contestar y dice que El Malamén es como un osito que te sirve de almohada cuando estás cansada. Alfredo categóricamente afirma: “¡El Malamén es lo mismo que El Chupacabras y El Sancho!” existe, muchos lo saben pero no lo ven y como sabiendo que dice la verdad estalla en espontánea carcajada. Lupita por su parte me dice que El Malamén es la inconsciencia cuando uno está beodo.
            Silvia, la joven abuela del Carmelo, sonríe simpáticamente mientras consulta su sitio preferido en la Internet y me dice que El Malamén es un cuento. Miguel Ángel, experto en la maraña de redes telefónicas, pero muy sensible y sentimental, dice que El Malamén es un fantasma que se metió en el grupo para no visitar a María Esther, que decidió partir al ver que no llegaban sus compañeros.
            Vitico, fiel a sus  preceptos azules dice que El Malamén es un bandido noctámbulo que asesinó a perros y gatos de la calle Camino Real de San Francisco de Campeche. Pero también puede ser el embrujo en que está envuelta la Selección Nacional de Fútbol, aún sacando al Chepo de la Torre. ¿Será? Porque sí pareciera ser acertada esta reflexión de sangre azul.
            La Negrita Tan Tan dice que El Malamén es el insomnio del Señor que invade y regocija, quita el hambre y te libra de todo dolor. El amigo Eliezer percibe que El Malamén es la corrupción, deshonestidad y malas mañas que desembocan irremediablemente en los chanchullos electorales. Alfonso, El Arqui, dice que El Malamén es el castigo que le ha caído a Manexo por ese buen comportamiento que tiene en la preparatoria. “Y si no, observen el contoneo que tiene al caminar, pero más al bailar” afirma categórico El Arqui.
            El Malamén se ha convertido en un cruel dolor de cabeza, porque si es todo lo que hasta ahora he llegado a saber, se me hace difícil hacer una definición o una descripción, a menos que para usted esté más que claro.
            Cansado de andar en busca del Malamén me senté a reflexionar acerca de las leyes secundarias de la Reforma Educativa, que parece que nos dan a entender que la dejaron a lo último para discutirla, convirtiéndose así en el último mecate con el que nos pueden ahorcar. En eso estaba cuando escuché un diálogo de niños:

-       Manuelito ¿a qué le tienes miedo?
-       A la muerte.
-       ¿Y tu Isa?
-       Al diablo.
-       ¿Y tu Angelito?
-       Al Malamén.
-       ¿Y ese quién es? ¿Es más poderos que el Diablo?
-       Yo creo que sí lo es, porque mi mamá cuando reza  dice al final: “líbranos de todo Malamén”.


Hasta la próxima De vez en ves